miércoles, 30 de abril de 2014

DISECCIÓN DE UN CARTEL.


Si hay una clase de encargos que cogería sin pensármelo dos veces, esos serían los relacionados con el Rock,n,Roll: pinchadas, conciertos, concentraciones... lo que sea. Reúnen todas las condiciones que considero deberían reunir todos los encargos en general: libertad creativa y diversión a raudales.

Así que cuando me llamaron para que hiciera este cartel para la sala 16 TONELADAS de Valencia, no supe decir no. Y la premisa era muy básica: una fiesta veraniega. Ése sería el concepto sobre el que giraría todo el cartel. Porque daba juego. MUCHO JUEGO.
Era como estar en el cielo de los ilustradores. Dime que de eso harán una tirada impresa o una portada para el New Yorker y moriría feliz.

Nada más colgar el teléfono, la idea se desarrollaba por sí misma: sol, piscinas, guateques, cóckteles, vinilos de 45 rpm sonando a todo volumen, y por supuesto chicas. Montones de chicas. ¡Y en bikini!
Es lo que pasa con las buenas ideas. Que salen solas.

Aunque me siento más cómodo ilustrando escenas ambientadas en los 40's o 50's, ésta vez debería ser algo diferente. Porque bailar twist en una fiesta veraniega no es muy 50's ¿verdad?. Parecía más propio de los tempranos 60's (llámenme tiquismiquis).
Así que tuve que dejar de lado algunos prejuicios y abrirme a nuevas ideas. Nunca he dibujado esos peinados sesenteros que parecen colmenas.

Pues de acuerdo, ya tenía una lísta de elementos que definirían el grafísmo del cartel. Era hora de ponerse manos a la obra.


Desgraciadamente, en la mayoría de casos he trabajado contra reloj y ya sabemos que las fechas de entrega SON LEY, con lo que muchas veces has de funcionar sobre la marcha, tirando de recursos que suelen afectar a la calidad de la obra.
Afortunadamente ésta ha sido la excepción. Disponía de tiempo suficiente para detenerme y profundizar más en los detalles. Como la tipografía.

Siempre subestimé la tipografía. Y sin embargo se trata practicamente de una ciencia que dispone de sus propias reglas. Mucha gente parte de las que hay hechas por ordenador, y aunque no soy ni mucho menos el primero que lo hace, preferí "fabricarla" desde cero.
Decidí comenzar con una letra de palo sencilla, y realicé un alfabeto entero para utilizarlo más adelante, cuando construyese el texto.

A pesar de todo, me tocó hacer varias pruebas y trabajar más algunas letras, pero el final me pareció satisfactorio. Después las vectoricé todas para poder distorsionarlas como quisiera.




Había llegado el momento de plasmar sobre papel todas esas ideas de las que hablé al principio.
El primer obstáculo al dibujar era que no disponía del texto que debía ir en el cartel, por lo que tuve que trabajar con uno fictício mientras tanto, para ir haciendo marcha.

Por otra parte, los principales problemas que surgieron a la hora de dar forma a la ilustración fueron otros.

Una de las primeras cosas a las que comencé dándole vueltas, era a QUÉ sería el motivo principal, aquello que diera protagonísmo al cartel. Debía ser una chica bailando. Ahora la pregunta era: ¿Cuál debería ser la pose? Tenía que transmitir movimiento, no mostrar una figura estática que es lo que me suele pasar cuando dibujo personas. Entonces debía saber cómo eran los bailes de la época para reproducirlo con el mayor realísmo posible.

Tal como podeis ver en los bocetos, he hecho varias perspectivas para la piscina. Pero antes que estos, hice otras muchas porque la cuestión era ¿Cuál era la adecuada? ¿Cómo debería verse? ¿Qué forma tendría? ¿Cuál era el estilo arquitectónico que se llevaba en los sesenta? Todo esto afectaría a la composición del cartel, que es lo que al final hace que un diseño funcione.

Otro tema a tener en cuenta: si se supone que es un guateque debería aparecer mucha gente, que es lo que marca el carácter festivo del evento. Y no es que la gente bailara defasada como si estuviera en el parking de una discoteca, ni a empujones como en el concierto de un grupo heavy de barrio. Era un baile de moda (y prefabricado) que necesitaba espacio personal para poder practicarlo. Y aún aparecían más cuestiones: ¿sería de día? ¿de noche? ¿un plano exterior? ¿interior? Todos los detalles cuentan.

Finalmente se debería remarcar el carácter melómano de la fiesta, en la que sólo se pinchará en vinilo. Y queda encajar todo el texto ahí, en todo el mogollón. Así que a ver cómo me lo monto.



En el siguiente paso, donde ya tengo definido a lápiz todo el dibujo, ya podemos apreciar la disposición final de los elementos tras varias correcciones.
Nos encontramos a la chica (como eje principal) que a su vez es la Dj de la fiesta. La vemos rodeada de vinilos, un cubata, un tiki, la toalla... y animando todo el sarao. Juntamos la figura del pinchadiscos y la de la go-go un una sola. También la hemos situado en un plano superior con respecto al resto de personajes para enfatizar su importancia y poder ofrecer una vista general del guateque. Ella está en el balcón de un primer piso mientras el resto de invitados están bailando alrededor (incluso dentro) de la piscina.
Me gusta mucho la forma de la piscina. Sigue esa moda tan de los sesenta, que es representar formas curvadas y circulares.

Una vez que queda claro cómo es el dibujo, lo paso a tinta con papel caballo y pincel. Y mucho cuidado.



Vamos progresando. Ahora toca el color, otro de los aspectos que tengo descuidado en esto de hacer ilustraciones.
Era importante transmitir la sensación de estar en un ambiente cálido, veraniego. Por eso elegí el naranja, mezclado con el blanco, que le da bastante luminosidad a la escena. Para rematar empleé el azul en la piscina porque me interesaba, además, separar los dos planos y dar profundidad.



Para terminar e integrado el texto en la ilustración. He estado muy interesado en que los dos elementos formaran parte de un todo. Es decir, que el texto no fuera por un lado y la imagen por otro, sino que el texto formara parte del grafísmo. De ahí que los nombres de los grupos se colocaran dentro de la piscina para que fueran más llamativos, o que los nombres de los Dj's estuvieran en la toalla.
Tuve que oscurecer el nombre de la fiesta para que fuera más legible, porque al principio era del mismo azul que la piscina.

Y éste ha sido el resultado. Espero que les guste.

No hay comentarios:

Publicar un comentario